Perro miedoso 3

Don Perro Adiestramiento, Consejos

Perro Miedoso

Seguimos dando consejos que te vendrán muy bien en el caso de que tengas un perro miedoso.

En nuestros anteriores artículos “Perro Miedoso” y “Perro Miedoso 2” os dimos unas pautas a tener en cuenta para ayudar a las familias con perros miedosos a mejorar este comportamiento tan habitual como molesto, que genera situaciones desde incómodas hasta insoportables.

En éste tercer artículo sobre el Perro Miedoso vamos a trabajar la sociabilidad con las personas:

Crea un lazo de confianza con otras personas. Es mejor si es la hora de comer o si el perro tiene apetito. Utiliza premios, salchichas, chuches.

Que se sienten amigos, conocidos, voluntarios, cuanta mas gente mejor en el suelo dándole la espalda al perro, y que extiendan su mano lentamente hacia el perro, con una galleta, un premio de comida, sin mirarlo directamente.

Permite que el perro vaya por la comida y repite una y otra vez. Gradualmente, la persona puede girar lentamente de modo que queden mostrando su perfil al perro, hasta llegar, con el tiempo, a poder colocarse de frente al perro. Es importante evitar el contacto ocular hasta que el perro deje de tener miedo de esta persona.

Inventa una distracción. Al salir a pasear, cuando comiences a notar que tu perro empieza a sentir estrés ante algo (presta atención a sus ojos, a sus orejas que se pegan hacia atrás, su cola que se mete entre las piernas, su espalda que se arquea)…es el momento de poner en práctica la distracción. Debe ser algo que ya sabes que le gusta, su peluche, pelota, juguete, juego, ejercicio o lo que sea que le encante. No dejes que piense en la cosa que le da miedo. Debe pensar en algo divertido. Mientras haces lo que le divierta aléjalo del foco de estrés y cuando se haya olvidado o relajado lo vuelves a acercar poco a poco. Esto es más fácil de decir que de hacer, pero sabes que cuentas con el asesoramiento de especialistas en Don Perro cuando lo necesites. No entres en bucle y nunca pierdas la calma y la sonrisa.

No premies el miedo.

No acaricies a un perro y le digas ” tranquilo,no pasa nada”. A pesar de lo que nos pueda parecer, el perro no entiende nuestras palabras y así estás consiguiendo el efecto contrario a lo deseado. Esto es percibido por el perro como elogios, y lo único que hace es que el perro piense que su actitud miedosa es buena. Ignóralo hasta que lo encuentres tranquilo.